Toxina botulínica

Es una sustancia que paraliza o disminuye la función del músculo sobre el que se aplica. De esta forma, se consigue relajar, durante algunos meses los músculos faciales, previniendo la formación de arrugas y suavizando las existentes, hasta ser casi inapreciables. Su principal aplicación es disminuir o eliminar las arrugas y líneas de expresión del entrecejo, las patas de gallo y de la frente. Los resultados definitivos se aprecian pasados 4 días y tienen una duración de entre 4 y 6 meses, según el paciente.

¿En qué consiste?

Se aplica con una aguja muy fina que prácticamente ni se nota en una serie de puntos. El tratamiento es indoloro, dura unos 15 minutos y se actúa en determinados grupos musculares. Se aplica principalmente en la mitad superior del rostro, pero según el análisis clínico, puede utilizarse en todo el rostro.

Beneficios de su aplicación
  • Relaja los músculos.
  • Previene la aparición de las arrugas.
  • Mantiene la piel uniforme.
  • Mantiene una expresión natural y revitalizada.
  • Duración de hasta 6 meses.
Cuidados tras el tratamiento

Tras el tratamiento, es importante seguir estas indicaciones:

  • No acostarse hasta pasadas 4 horas.
  • Durante las primeras 24 h: No hacer ejercicio, no tomar el sol, no realizar baños de sauna ni hacerse masajes faciales.

Mantén tu rostro joven y radiante con este tratamiento.