Asimetrías Faciales

Se conoce como la desarmonía entre los dos lados del rostro. Es decir, uno de los dos lados está desequilibrado con respecto al otro lado. La asimetría facial puede verse en distintas zonas del rostro: mandíbula, región ocular, maxilar.

Casi todas las personas presentan asimetría facial, aunque es imperceptible. Por ello, no todos los pacientes que presentan asimetría facial deben ser intervenidos, solo aquellos que presentan un grado de asimetría facial que pueda provocar problemas de autoestima o funcionales.

Causas

Un rostro puede ser asimétrico por varios motivos, entre otros:

  • Causas genéticas: En muchos casos, la asimetría facial se trata solo de rasgos familiares, pero hay otras anomalías congénitas, como el labio leporino, la fisura palatina y trastornos vasculares que pueden causar características asimétricas.
  • Causas adquiridas: Los estados de asimetría adquiridos incluyen traumatismo facial, fracturas, infección de la articulación temporomandibular (ATM), artritis, anquilosis de ATM, patologías faciales y tumores, entre otras causas.
  • Causas relacionadas con el crecimiento: La asimetría del desarrollo puede incluir causas como el tratamiento dental (principalmente extracciones dentarias, pero también uso de dentaduras), la masticación habitual en un lado, la presión facial constante durante el sueño exclusivamente en un lado, los hábitos orales nocivos o la mordida cruzada unilateral.
Tipos de asimetrías faciales
  • Asimetrías hipofuncionales: En aquellos casos en los que hay menos fuerza y movilidad por diferentes motivos, como la parálisis facial periférica (por lesión del nervio facial deja sin fuerza y movilidad un lado de la cara) y la parálisis de Bell (se trata el lado normal porque es el que provoca la tracción y genera la asimetría).
  • Asimetrías hiperfuncionales: Aparecen con una mayor actividad muscular, bien por aumento del tono, espasmos y distonías involuntarios.
¿Por qué tratar la asimetría facial?

La solución de la asimetría facial, como todos los procedimientos quirúrgicos, resuelven al mismo tiempo problemas estéticos, como la falta de armonía en las facciones, y funcionales, como el dolor en la articulación temporomandibular o las molestias al masticar, además de mejorar en gran medida la autoconfianza de los pacientes.

Acude a una consulta de valoración para recibir el tratamiento adecuado para ti.